Vinculación Empresa-Escuela

(011) 4312-7523/24

ENTREVISTAS

Gustavo F. Álvarez
Secretario Ejecutivo
Consejo Provincial de Educación y Trabajo (COPRET)

¿Qué desafíos le plantea la relación entre Educación y Trabajo en la Provincia de Buenos Aires?

En la provincia de Buenos Aires tenemos un desafío de máxima y de allí se desprenden los demás, que son una cantidad importante. El de máxima es el desarrollo y crecimiento de la provincia de Buenos Aires en todo sentido, ya sea productivo, social, cultural, educativo, entre otros. Y en una de las aristas fundamentales de esa proyección es donde nos encontramos nosotros, el COPRET, como área de la cartera de Educación del Gobierno bonaerense que nuclea todas las subáreas relacionadas a la Educación Técnico Profesional y su vinculación con el mundo socio productivo.

Entonces los desafíos que tenemos desde el COPRET en cuanto a la relación entre Educación y Trabajo, son principalmente tres. El primero, consolidar la relación entre los dos mundos: el educativo y el socioproductivo. En segundo lugar, multiplicar las oportunidades de formación, práctica, orientación y terminalidad educativa para los jóvenes y adultos de la provincia. Y por último, hacer que la Educación Técnico Profesional (ETP) sea una verdadera opción de inserción en el mundo del trabajo para que el sector empleador valore a las personas capacitadas en ETP. En este sentido, nuestra misión es hacer hincapié en esta modalidad que a veces pasa desapercibida, trabajando con fuerza en la actualización y modernización de contenidos y capacitación de docentes e instructores y, por sobre todas las cosas, mejorando las instalaciones donde se imparte la formación desde un concepto físico (lo edilicio y tecnológico) y otro intangible (integración de personas con capacidades diferentes, herramientas blandas, contenidos y dinámicas adaptadas a la demanda del mercado laboral, visión de futuro de las instituciones, su comunidad y por sobre todo de los estudiantes).

¿Cuáles son las prioridades en la agenda de su gestión?

Las prioridades que tengo como Secretario Ejecutivo del COPRET tienen que ver con lo que mencioné antes: la consolidación de la relación entre los mundos de la educación y el trabajo, y todo lo que ello requiera. Por ejemplo: trabajo fuertemente en avanzar las conversaciones y pulir los detalles en el proyecto de una ley para la ETP en la provincia de Buenos Aires. También me estoy relacionando con empresas privadas de gran envergadura que tienen voluntad y decisión de invertir recursos en educación.

Por otro lado, considero fundamental construir siempre en base a lo que la comunidad educativa requiere, y para saber eso hay que recorrer la provincia y conocer a cada director, instructor, regente, conversar con los alumnos. Eso no lo pierdo de vista. Cada una de las decisiones que tomamos están cimentadas en una comunión entre lo que pensamos, queremos y lo que sabemos que hace falta, porque nos lo dicen quienes están directamente involucrados en forma cotidiana en un aula, taller, escuela o centro de formación.

En relación con las Prácticas Profesionalizantes, ¿Cuáles son los desafíos y oportunidades que se presentan actualmente?

Profundizar el proceso de promoción de las Prácticas Profesionalizantes multiplicando los sitios donde se puedan llevar adelante esas prácticas es uno de los mayores desafíos. Para eso, el sector productivo tiene que estar informado, receptivo y permeable a las nuevas pautas de ese cambio cultural que se está motorizando. Es muy importante que nuestros jóvenes ganen experiencia como estudiantes, en un lugar real de trabajo.
Un buen ejemplo son las prácticas que ya venimos realizando en las escuelas técnicas. Desde hace casi 3 años son obligatorias y realmente cooperan en la formación de los estudiantes que las hacen.
También necesitamos lograr que nuestros estudiantes del secundario no técnico puedan optar por la posibilidad de realizar prácticas educativas laborales con el objetivo de que todo estudiante del sistema educativo pueda tener la posibilidad de relacionarse y adquirir conocimientos y experiencia en entornos laborales poniendo siempre como primera premisa que sean acordes y relacionadas a las currículas.

¿Qué mensaje le daría a las empresas que pueda potenciar la vinculación con el sistema educativo en el futuro?

Las empresas son el actor principal cuando de trabajo hablamos. Son ellas las empleadoras por excelencia, entonces les transmitiría ese pensamiento que tengo y que a diario me motiva a hacer lo que hago: todos fuimos jóvenes y no hay nada más lindo que tener claridad sobre el futuro, sobre lo que se quiere ser y hacer ¡Y lo más gratificante es poder hacerlo! Pero claramente en nuestro país no fue fácil proyectarnos como trabajadores, entonces aportar a cambiar ese detalle que tiene que ver con la realización de las personas en la adultez es una gran obra que podemos dejar. 

Hoy estamos, mañana no sabemos, pero lo que si tenemos claro es que el trabajo dignifica y cada uno desde su lugar puede colaborar para que nuestros jóvenes sean la fuerza motora de una Nación donde los sueños se hagan realidad. 

Hay actores que tienen más posibilidades de colaborar -entre ellos están las empresas- y de la mano del Estado creo realmente que podemos redefinir el rumbo. Solo se trata de ponerse en el lugar del otro, comprometerse y hacer. Al fin y al cabo, a todas las organizaciones, públicas y privadas, las formamos y dirigimos personas.